Pintura

Aunque pintar fue un hábito que adquirí desde joven, siendo mi primer acercamiento a las prácticas artísticas, nunca he sentido una pasión especial por la pintura. Hasta que no volví a la Universidad, y retomé la clases de pintura, era una práctica artística que tenía relegada, pues siempre la he sentido más como un hobbit, que no como una vía de expresión. Cuando pienso en un concepto en el que quiero trabajar rápidamente viene a mi cabeza la idea de la tridimensionalidad (escultura, cerámica, instalaciones etc.) pero no acude a mi la pintura. Mis trabajos en este campo son obras que pertenecen mi juventud, cuando apenas tenía 14 años,  o posteriores trabajos universitarios y  pinturas decorativas que realizo por el simple divertimento de la decoración.