Lux Ferre

Lux ferre: quien nos dio la luz

Entrar en una habitación en semi oscuridad, apenas intuir al final de la sala el ruido de un motor y una luz en movimiento continuo. 

Come del árbol y tú serás tu propio Dios. Sólo de tus acciones dependerá tu destino, tú decidirás .

La obra es un prisma con forma de visor colgado de la pared a 1.90 cm de altura del suelo. En la parte frontal de la caja de hierro de 62 cm de larga, hay una hendidura, para poder mirar en su interior.  El espectador debe tener la voluntad de hacerlo, pues debe subirse a un pequeño escalón de hierro similar al visor colocado delante de la pieza. Tentar, acercarse. ver, caer.

Materiales: Planchas de hierro, motor en rotación, cristal tallado, luz láser.

foto48.jpg
foto49.jpg